El Yorkie y los niños

Esta raza se lleva muy bien con los niños. El problema, a lo sumo, es que al ser pequeño e indefenso, podrìa ser pisoteado fàcilmente o, en un excesivo impulso de afecto, ser apretujado con demasiada fuerza.

Por eso es necesario explicar a los niños que no tienen que tratarlo como a un juguete, sino como a un ser vivo, pequeño y un poco "fràgil", al que tienen que respetar y querer. Una relaciòn que se establezca asì sòlo podrà evolucionar positivamente.  
Este polièdrico angelote de pelo posee de manera natural la suma de las cualidades necesarias para ser un perfecto animal de compañìa, capaz de hacerse querer y de transformarse en poco tiempo en un nuevo miembro, a todos los efectos, de la familia que lo ha acogido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario